Directo al Paladar
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Hay platos que con tan solo aspirar su aroma tienen la capacidad de transportarnos a vivencias pasadas, que nos transmiten el sabor de la tradición y la importancia de las cosas hechas con amor y cuidado. En los recetarios de nuestras abuelas predominaban los platos elaborados con tiempo, en los que se mantenía la esencia de la gastronomía familiar y que, generación tras generación, plasmaban sabiamente un modo delicioso de combinar los ingredientes que proporcionaba la tierra. Platos que recogían un modo de vida.

Los mismos valores que guían a Cervezas Alhambra desde sus orígenes en 1925, forjando un equilibrio entre la tradición y la actualidad para deleitarnos con su amplio abanico de variedades de cervezas. Los guisos son el mejor ejemplo de cocina tradicional, en la que los ingredientes confitan juntos sin prisas para intensificar sus sabores hasta la máxima potencia. El resultado de este guiso de pollo campero es un plato sabroso, de los que deben acompañarse con una buena hogaza de pan para rebañar el plato y que al terminar no quede ni una miga.

Receta de guiso de pollo campero maridada con Alhambra Reserva 1925

Receta de guiso de pollo campero maridada con Alhambra Reserva 1925

Cómo preparar paso a paso un delicioso pollo campero, suave y muy sabroso. Ofrecido por Cervezas Alhambra

Posted by Directo al paladar on Monday, December 30, 2019

 

De cuidar las tradiciones, de apostar por no olvidar el origen sino reinvindicarlo, saben, y mucho, los maestros cerveceros de Cervezas Alhambra. También de esperar y darle a cada ingrediente su momento, hasta descubrir la mezcla perfecta. Entre todos, el tiempo es un ingrediente esencial en la elaboración de Cervezas Alhambra, y así lo reflejan en su manifiesto que nos invita a disfrutar con los cinco sentidos, hasta de los más pequeños detalles.

Cada una de las variedades de Cervezas Alhambra requiere de un tiempo de maduración, al igual que esta receta de guiso de pollo campero empieza a forjarse mucho tiempo atrás, con la crianza de un pollo que debe cumplir una serie de requisitos en cuanto a edad mínima para el sacrificio o el acceso al aire libre. Requisitos que garantizarán que cuando lo cocinemos y llevemos a la mesa estaremos ofreciendo a los nuestros la mejor de las carnes.

Nuestra cultura gastronómica es un legado que se mantiene vivo, y se sigue transmitiendo a las generaciones futuras. Ese saber hacer es el que permitirá que se perpetúe del mismo modo que lo ha hecho hasta ahora. Escoger unos ingredientes con esmero, llevarlos a nuestro hogar, prepararlos según una receta ancestral y servirlos a los nuestros es una manifestación de nuestros sentimientos por ellos. Escoger una variedad de Cervezas Alhambra para maridar este plato es mucho más que simplemente acompañarlo, va mucho más allá, se trata de redondear el instante, de despertar a los sentidos.

Alhambra Reserva 1925 es la variedad perfecta para maridar esta receta de guiso de pollo campero. Elaborada también a partir de unos ingredientes escogidos con esmero, siguiendo una tradición que se inspira en las cervezas Amber Lager checas, ha sido reinterpretada por los maestros cerveceros de Cervezas Alhambra para darle el punto del sur que la caracteriza y que la ha convertido en la cerveza icónica de la gama. La suavidad del sabor del pollo guisado ayuda a potenciar sus notas florales y frescas, realzando sus aromas a plátano y manzana roja, junto a las delicadas notas tostadas y a caramelo de las maltas.

Una receta tradicional, explicada oralmente en la cocina familiar, como se han transmitido desde siempre los conocimientos gastronómicos, “a ojo”.  Así el paladar se acostumbra poco a poco a encontrar el punto exacto en el que deben coincidir todos los ingredientes, y aprende lo que nos ofrece cada sabor, cada textura, para que lo vivamos con los sentidos bien despiertos. Maridar esta receta con una Alhambra Reserva 1925 nos recuerda cómo es volver a los sabores de siempre y dejarnos llevar por todo ese cúmulo de sensaciones que nos despierta esta combinación, que nos evoca reencuentros y sobremesas alegres.

Sabores para compartir y disfrutar juntos

Un día de fiesta, como el domingo, es ideal para detener el tiempo y compartir un guiso de pollo campero hecho con ilusión y cariño. El tiempo se convierte en un ingrediente más, desde que empezamos en la cocina a disponer todo para preparar el guiso, hasta cuando lo dejamos cocer a fuego lento y empiezan a llegar los primeros invitados y los primeros abrazos.

Momento perfecto para servir una Alhambra Reserva 1925 y disfrutar de su color ámbar intenso y su espuma consistente. El conjunto armónico de sabores de este plato no hará sino potenciar el cuerpo equilibrado y los aromas de la cerveza, para que, sorbo a sorbo, sintamos cómo se despliega un festival de sensaciones.

Una comida para Parar más, Sentir más. Delante de un sabroso guiso, capaz de hacernos segregar endorfinas, y una Alhambra Reserva 1925, pensada para saborear sin prisa, en un proceso en el que todos los pasos se realizan de forma cuidada. Creada con un lúpulo muy especial, el Saaz, una variedad exclusiva que le da ese sabor único, intenso y con cuerpo que la convierte en una cerveza excepcional.

 

La cerveza Alhambra Reserva 1925 es ideal para combinarla con carnes blancas y de sabor suave, como la de pollo. Además, su punto justo de amargor matiza la acidez del tomate y la intensidad de la cebolla. Así cada bocado y cada trago de cerveza, sorbo a sorbo, serán como los primeros. Al igual que esos encuentros de domingo que tantos buenos recuerdos nos traen y a la vez son la semilla con la que crearemos los nuevos.