Directo al Paladar
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

La mejor forma de elaborar una cerveza siempre es sin prisas, esto lo saben bien los maestros cerveceros de Cervezas Alhambra, que llevan desde 1925 otorgando a cada ingrediente el tiempo justo para que de lo mejor de sí.

La misma filosofía que aplican al elaborar Alhambra Especial Sin. Una cerveza sin alcohol que invita a parar, disfrutar del momento y descubrir que está llena de sabor. Y si además sabes con qué alimentos maridarla, el resultado es toda una sorpresa para el paladar. ¿Te animas a desafiar los sentidos?

Degustación de una Alhambra Especial Sin

Creada a partir de un método totalmente natural, Alhambra Especial Sin, logra conservar el sabor de la cerveza tradicional gracias a una fermentación controlada a baja temperatura, en la que se retiran las levaduras antes, para limitar la formación de alcohol a menos del 1%. 

Una cuidada selección de variedades de cebada, maltas con un mayor grado de tueste y variedades de lúpulo amargas de origen americano cultivadas en España son también responsables de sus matices y aromas. 

Primero nos seduce con la vista, con su color dorado y brillante, formando al servirla una espuma consistente. Después nos deleita con sus aromas combinados a malta y mosto, con un recuerdo leve a levadura, y finalmente nos conquista con su sabor sutil, con cuerpo y amargor suaves, que persiste de forma agradable y elegante, con un final ligeramente dulce. 

Su espíritu es cautivador, al igual que el monumento de La Alhambra en Granada, que da nombre a Cervezas Alhambra y le sirve de inspiración y vínculo con la creatividad, la destreza artesanal, la tradición y su propio origen

Maridajes que potencian todo su sabor

Los alimentos delicados, suaves y con algún toque tostado son ideales para realzar todo el sabor de una Alhambra Especial Sin. Al no tener alcohol no limpia las grasas por lo que va mucho mejor con productos ligeros, pero sí admite un puntito picante que contraste con su dulzor final.

Aperitivos, tapas y picoteos muy especiales

Antes de comer, a media tarde, con amigos, en familia, para regalarte una pausa al terminar el día o incluso si has organizado una cata, unos frutos secos, preferiblemente horneados o tostados, son perfectos para disfrutar con una Alhambra Especial Sin. El proceso de tueste hace que en las almendras, anacardos, nueces, cacahuetes o avellanas se desplieguen componentes aromáticos que armonizan con los de la cerveza, y sus notas de pan y miel.    

Matices de Alhambra Especial Sin que se encuentran en equilibrio con su aroma herbal y el amargor del lúpulo y que también combinan muy bien con embutidos de ave con pan tostado, especialmente aquellos que tienen un toque aromático, como la pechuga de pavo a las finas hierbas o el fiambre casero de pollo adobado con orégano y pimentón. 

Los quesos poco curados y algo cremosos, tipo Compte o Parmesano, agradecen su carácter refrescante y nos permiten disfrutar mejor en cada sorbo de sus notas de cereal. 

Comidas y cenas de 10

Combinar comida y bebida es todo un arte en el que entran desde nuestros gustos, hasta nuestra imaginación, pasando por la inspiración del momento. Podemos buscar sabores que se complementen, pero también jugar a estimular el paladar con los contrastes.

Entre los complementarios tenemos una deliciosa parrillada de verduras. Calabacín, cebolla, pimiento, zanahoria, champiñones, berenjena… Escoge tus verduras y hortalizas favoritas y ásalas a fuego lento para conseguir darles el toque caramelizado que resaltará los aromas combinados a malta y mosto de Alhambra Especial Sin.

¿Para continuar? Los mariscos cocidos y pescados al horno no muy grasos, como la merluza, el bacalao, el mero o el rodaballo, son opciones exquisitas, elegantes y llenas de sabor que conectan a la perfección con la agradable persistencia de esta cerveza. 

Pero si lo que buscamos es dar un contrapunto de sabor diferente, los platos marinados con salsas algo picantes son ideales para deleitarnos con el ligero amargor y la suavidad de Alhambra Especial Sin, realzando su toque de dulzor final. 

Y para mojar, no podía faltar un buen pan artesano que con su aroma a recién hecho, su corteza crujiente y su miga esponjosa convierta cada bocado, y cada sorbo de Alhambra Especial Sin, en un regalo para los sentidos. 

Al igual que el buen pan, toda materia prima de calidad es esencial para disfrutar de nuestros platos. La misma que se emplea en todas las variedades de Cervezas Alhambra. Pero hay un ingrediente más, que convierte la degustación o el maridaje en un momento sublime. Un ingrediente muy importante: el tiempo. 

El mismo tiempo que los maestros cerveceros de Cervezas Alhambra se toman para descubrir la mezcla perfecta y dar vida a cada una de sus creaciones. El tiempo para darnos un momento, parar más, sentir más, abrir una Alhambra Especial Sin y dejarnos llevar por su sabor único. 

Fotos |  Matheus Gomes | Tatiana Volgutova