Directo al Paladar
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

En un paréntesis de media mañana, al final de la jornada o en un relajado fin de semana: el agradecido aperitivo se adapta a cualquier momento del día, y en su versatilidad está gran parte de su encanto. Porque toda ocasión es buena para hacer una pausa, abrir una cerveza Alhambra Reserva 1925 y saborearla con algún bocado que intensifique todas sus cualidades.

Si el tapeo forma parte de nuestra identidad y de nuestra forma de vida, la idea del picoteo y de los snacks entre comidas se extiende ya por el mundo entero para convertirse en algo universal. No importa la cultura o el país, a todos nos gusta relajarnos y disfrutar de un momento de desconexión, dedicándonos a nosotros mismos. Necesitamos romper con las rutinas para reconectar con las pequeñas cosas de la vida, esas que son las que merecen de verdad la pena.

Detalles que nos rodean y que acostumbran a pasar desapercibidos sin darnos cuenta si no nos tomamos la molestia de prestarles la atención que se merecen. Y no es tanto una cuestión de tiempo como de saber parar para sentir más, crear nuestro propio instante con el que formar un recuerdo inolvidable. Por eso, algo tan aparentemente sencillo como compartir una cerveza con los amigos puede ser toda una experiencia sensorial al disfrutar en plenitud de cada gesto.

Abres la nevera y te esperan una cerveza Alhambra Reserva 1925 con su inconfundible botella verde sin etiqueta. Su intenso aroma va inundando el espacio mientras la sirves en su copa, poco a poco. Las papilas gustativas se despiertan y el brillo de su color ámbar dorado, con su seductora espuma cremosa brillante, te invita a dejarte llevar por el momento. Y si le sumas un buen picoteo, este viaje sensorial se vuelve estimulante y completo.

Aperitivos para saborear y sentir más

Fruto del buen hacer de los maestros cerveceros de Cervezas Alhambra, e inspirada en las cervezas Amber Lager checas, Alhambra Reserva 1925 no es solo la cerveza más icónica de la marca, es todo un homenaje a la propia ciudad de Granada, al poder inspirador de la Alhambra y a toda una filosofía de vida.

Como la propia ciudad andaluza y sus monumentos, es una cerveza para ser degustada con calma y a la que volver una y otra vez, descubriendo nuevos matices en cada nuevo encuentro, dejándote sorprender. Y como algo muy ligado a su tierra, el momento del aperitivo se vuelve todo un ritual en el que cerveza y bocado se unen para ofrecer el maridaje perfecto, cuando ambos se potencian mutuamente.

Así, la intensidad de Alhambra Reserva 1925, con su amargor moderado, ligero dulzor y una larga persistencia, es perfecta para equilibrar en un sabor redondo los clásicos del picoteo. Bocados que juegan al contraste de dulces y salados, con especias embriagadoras y texturas crujientes. Los aperitivos que no saben de modas son muy sencillos pero adquieren una nueva dimensión con un trago refrescante de Alhambra Reserva 1925 y la mejor compañía.

La clave de un buen picoteo está en esa simplicidad, pero la calidad también marca la diferencia. No hay nada como el gusto por las cosas bien hechas por uno mismo, recuperando el espíritu artesanal que inspira también a Cervezas Alhambra desde sus orígenes. Anímate a preparar tus propios aperitivos con estas sencillas recetas para maridar con tu cerveza.

Almendras fritas con sal

Los frutos secos son un snack perfecto para tomar a cualquier hora, pero las almendras fritas se alzan como uno de los grandes clásicos del picoteo, imprescindible en algunas regiones como la zona levantina, donde parecen unidas de por vida a la cerveza y también se suelen tomar con salazones como la mojama de atún.

Almendras fritas

Las almendras tienen una textura y un aroma que enganchan, con ese perfil salado que potencia sus sabores amargos y dulces tan típicos del fruto seco mediterráneo. El equilibrio y la intensidad de Alhambra Reserva 1925 es el maridaje ideal para convertir este humilde bocado en todo un manjar.

Prepararlas en casa es muy fácil y muy recomendable, pues como mejor están es recién hechas. Solo necesitas ingredientes de primera calidad si de verdad quieres triunfar. Igual que Cervezas Alhambra sigue un minucioso proceso de elaboración en todas sus cervezas, escogiendo para Alhambra Reserva 1925 el prestigioso lúpulo Saaz y las mejores maltas, apuesta en casa por la calidad de la almendra marcona nacional y un buen aceite de tradición artesanal. Elige un aceite de oliva virgen extra aromático o, si prefieres que no enmascare el puro sabor de la almendra, usa aceite de girasol para la fritura.

Ingredientes. 200 g de almendra marcona cruda pelada, aceite de girasol o de oliva virgen extra, sal gruesa.

Elaboración. Cubre el fondo de una sartén mediana o cazuela baja con el aceite y calienta a fuego medio. Cuando empiece a estar caliente, añade una tanda de almendras para no llenar demasiado el espacio. Fríe a temperatura media removiendo constantemente, con suavidad, hasta que estén doradas a tu gusto. No subas mucho la potencia porque podrían quemarse por fuera quedándose crudas por dentro. Retira con una espumadera a un cuenco con papel absorbente, añade un buen puñado de sal gruesa y remueve. Continúa con el resto de las almendras, procurando añadir la sal cuando sigan bien calientes para que se adhiera bien.

Espirales de hojaldre

La masa de hojaldre siempre es un buen comodín para tener en la nevera y preparar deliciosos aperitivos para comer con las manos. Creando pequeños bocados con forma de espiral puedes jugar con los rellenos para sorprender a tus invitados, especialmente cuando se realce su sabor con un refrescante trago de Alhambra Reserva 1925.

Hojaldre

Utiliza una mermelada de tomate artesanal o prepara la confitura casera a tu gusto, disfrutando del proceso que envuelve esta técnica ancestral de conservar los alimentos. El sabor profundo de Alhambra Reserva 1925 desatará matices muy intensos en el paladar gracias también a la textura tan crujiente de este picoteo. Añade jamón o algún otro embutido en finas lonchas para enriquecer aún más cada bocado.

Ingredientes. 1 masa de hojaldre rectangular, 150 g de queso crema de untar a las finas hierbas, 200 g de confitura de tomate, pimienta negra, 1 huevo batido.

Elaboración. Estira bien la masa de hojaldre sobre una superficie limpia, ayudándote de un rodillo. Cubre casi toda la superficie, dejando unos milímetros de borde, con el queso crema. A continuación reparte la mermelada de forma generosa y añade un poco de pimienta. Enrolla desde el lateral más largo, presionando con suavidad, para formar un cilindro largo. Envuénvelo en plástico film y deja reposar en la nevera 30 minutos mientras se precalienta el horno a 200º C. Después, corta las espirales en discos de un dedo de grosor, distribuye en una bandeja y píntalos con huevo batido. Hornea durante unos 18-20 minutos, hasta que estén bien dorados.

Garbanzos tostados al horno

¿Quién no recuerda los pequeños y duros garbanzos que se solían incluir en las bolsas de mezclas de frutos secos? Si bien aquellos ponían a prueba las mandíbulas más fuertes, esta deliciosa versión te hará ver las legumbres con otros ojos. Saludable, fácil y adictivo, es un snack que sorprende y engancha a todo el que lo prueba.

Garbanzos

Deliciosamente especiados, el punto salado y algo exótico de esta receta realzará los aromas florales y el frescor tan equilibrado de Alhambra Reserva 1925. Prueba a darle tu toque de especias personal o anímate a intensificar aún más el contraste con algún elemento dulce.

Ingredientes. 400 g de garbanzos en conserva, 2 cucharadas de aceite, 1 cucharadita de zumo de limón, 1 cucharadita de comino molido, 1 cucharadita de pimentón dulce, 1/2 cucharadita de pimentón picante, 1/2 cucharadita de ajo granulado, 1/4 cucharadita de pimienta negra y 1 cucharadita de sal.

Elaboración. Precalienta el horno a 200º C y prepara una bandeja grande. Escurre con suavidad los garbanzos, enjuagándolos bajo el grifo con un colador y secándolos con papel de cocina. Bate con un tenedor todos los demás ingredientes y mézclalos con los garbanzos en un cuenco grande. Extiende en la bandeja y hornea durante 40 minutos, removiendo suavemente a mitad del tiempo.

Palomitas mexicanas

Aunque asociamos todavía a las típicas palomitas de maíz con el cine, en realidad son un picoteo muy popular desde antes de que se extendieran las películas en salas. Preparadas en casa pueden ser un aperitivo delicioso y saludable, muy sencillas de personalizar al gusto.

Palomitas

Hoy en día es muy fácil hacer nuestras propias palomitas en la sartén o, más rápido todavía, en el microondas, usando un recipiente especial para ellas, o con una bolsa de papel. Prueba a darles un toque mexicano emulando el sabor de los nachos y así combinar dos clásicos del picoteo que potenciarán el suave amargor de Alhambra Reserva 1925.

Ingredientes. 100 g de maíz en grano para palomitas, 2 cucharadas de aceite de girasol, zumo de 1 lima y su ralladura, salsa picante mexicana, una pizca de chile molido, pimienta negra y sal.

Elaboración. Combina el maíz con una cucharada de aceite en un cuenco y añade una buena pizca de sal, chile y pimienta molida. Prepara las palomitas en un palomitero en el microondas, o dentro de una bolsa de papel apta para cocinar, cerrando bien la apertura. Cocina a máxima potencia dos minutos, espera unos instantes y retira con cuidado. Vierte las palomitas en un recipiente y añade salsa picante mexicana, ralladura de lima y su zumo y un poco más de sal. Remueve y sirve caliente o frías.

Sepia a la plancha

Este cefalópodo habita en las aguas del Atlántico y del mar Mediterráneo y no falta en las lonjas de todas nuestras costas. Esa abundancia desde tiempo inmemoriales la han convertido en un clásico del tapeo en todo el país, incluso en los pueblos más lejanos del mar, conquistando a todos los paladares.

Sepia

Como buen molusco, la sepia o choco ofrece un gran sabor a mar pero sin saturar, con una carne jugosa y muy sabrosa que marida a la perfección con el cuerpo pleno de Alhambra Reserva 1925, gracias a su moderado dulzor con toques acaramelados. El aderezo clásico de aceite de oliva, ajo, limón y perejil ensalza ese amargor suave y refrescante de la cerveza, y nos lleva al instante a los sabores marineros del sur.

Ingredientes. 1 sepia mediana fresca, limpia sin piel ni ojos, 2 dientes de ajo pelados, perejil fresco picado, pimienta negra, 1 limón cortado en cuartos, aceite de oliva virgen extra.

Elaboración. Separa los tentáculos y aletas de la sepia para dejar los cuerpos homogéneos y más bonitos, que puedes hacer también a la plancha o usar en otra receta. Maja los dientes de ajo en un mortero con un buen chorro de aceite, un puñado de perejil, un poco de ralladura de limón y una buena pizca de sal. Barniza la sepia con esta mezcla, calienta una plancha o parrilla a fuego fuerte y añade el molusco. Presiona bien para que se dore y quede muy crujiente por fuera. Barniza de nuevo con el majado, dale la vuelta y cocínala por la otra cara. Retira cuando esté bien dorada y cocina en la misma parrilla los tentáculos y el limón.

Sirve la sepia troceada en una fuente con un toque extra del aliño y un buen chorro de zumo de limón, que aporta un contraste ácido delicioso para ensalzar además el amargor equilibrado de Alhambra Reserva 1925. También puedes llevar a la mesa el clásico acompañamiento de alioli o mayonesa, incluso varias salsas más para que cada comensal se sirva a su gusto.

Si juntas todas estas recetas en la misma mesa, el aperitivo se transformará en todo un menú de picoteo perfecto para compartir cualquier día de la semana o incluso en una cena improvisada. Porque no hacen falta excusas para disfrutar del momento y saborear lo mejor de la vida.

Fotos | iStock.com/JosefHanusundefinedmargouillatphotos – carlosrojas205secondsaquizeta